Valldemossa: un refugio con encanto inspirador

Valldemossa es un lugar de conexiones. Y no nos referimos al transporte. En Valldemossa se conecta con la naturaleza, con sus pintorescas callejuelas y paisaje montañoso, con su cultura relajada y, de manera especial, con su encanto. Un encanto que ha inspirado a muchos artistas y personajes ilustres. No se pierda todo lo que necesita saber sobre este romántico pueblo de montaña.

Historia y cultura

Valldemossa es la traducción literal de “Valle de Mussa” y le debe su topónimo a la influencia musulmana del año 711. Está situado en la parte occidental de la isla, rodeado por las majestuosas montañas de la Tramuntana, y es el pueblo más visitado de Mallorca por su belleza natural y su cultura artística.

Si nos remontamos a mitad del siglo XIX, descubrimos cómo Valldemossa fue la inspiración de grandes artistas como el compositor polaco Frédéric Chopin y su amante, la escritora francesa George Sand, que pasaron el invierno de 1838-1839 en la Real Cartuja de Valldemossa. Durante esta época, Chopin compuso buena parte de sus célebres Preludios, piezas que marcaron su carrera y George Sand reflejó su mala experiencia en su libro “Un invierno en Mallorca”. Actualmente es un best seller y lo puede encontrar en casi todas las tiendas del pueblo traducido a varios idiomas.

Hablando de la cultura de Valldemossa, no podemos olvidar Costa Nord. Este es el nombre que el actor de Hollywood, Michael Douglas, le asignó al centro cultural contemporáneo que inauguró en la zona. Sin olvidar tampoco su mansión de lujo; s’Estaca, que antiguamente también fue la residencia del archiduque Luis Salvador de Habsburgo.

Aunque para los locales, Valldemossa también tiene un valor especial por ser el lugar de nacimiento de la única santa de la isla: Santa Catalina Tomás. Actualmente puede visitar su pequeña casa y santuario en la iglesia de San Bartomeu.

valldemosa-2-Living-blue-mallorca.jpg

Experimente Valldemossa

Está claro que Valldemossa destaca por su encanto y romántica atmósfera. De hecho, pasear por sus hermosas calles empedradas ya enamora. Aun así, hay mucho más que conocer sobre su patrimonio, el cual refleja la historia del pueblo:

Principales atracciones culturales:

Real Cartuja de Valldemossa.

No es un monumento cualquiera, es el más importante de Valldemossa. Situado en la Plaza de la Cartuja, inicialmente se levantó como el Palacio del Rey Sancho. Sin embargo, tras la desamortización de Mendizábal, funcionó como hospedería acogiendo a escritores como Miguel de Unamuno, Rubén Darío y George Sand. Actualmente, representa un enorme conjunto monumental donde destaca la iglesia y las históricas colecciones de arte de Miró y del archiduque Luis Salvador de Austria.

Museo Frédéric Chopin y George Sand.

Dentro de la Cartuja, concretamente en la celda número 4, se encuentra el museo de Chopin y Sand. Este fue el lugar donde se alojaron en 1838 la escritora francesa y el compositor polaco. Entre los objetos más relevantes, podrá ver el piano original Pleyel que Chopin trajo de París y vendió a la familia mallorquina Canut.

Palacio del Rey Sancho.

En la misma Plaza de la Cartuja puede descubrir el palacio del Rey Sancho. Una fortaleza construida por Jaime II a principios del siglo XIV sobre un alcázar árabe. Una visita obligada en la que no puede perderse los recitales de piano que se celebran en el palacio, homenajeando a Chopin.

Jardines del Rey Juan Carlos.

Al salir de la Cartuja, están los Jardines del Rey Juan Carlos I, los más bonitos de Valldemossa. Estos jardines son el antiguo patio del claustro y en ellos puede encontrar pequeñas esculturas de personajes célebres que han pasado por el pueblo como: Chopin, Santiago Rusiñol o el mismísimo archiduque Luis Salvador.

Mirador de Sa Miranda dels Lledoners.

Si quiere disfrutar de las mejores vistas del pueblo debe venir aquí. La perspectiva al valle con la Iglesia de San Bartomeu de fondo es simplemente espectacular. Para llegar hasta el mirador, recorra la calle Jovellanos y atraviese la puerta de piedra. Cuando llegue, ¡lo notará!

Iglesia de San Bartomeu.

Más que una iglesia, es un templo. Su construcción se remonta al siglo XIII y alrededor de este se originó el pueblo. Lo más destacado de su interior es la capilla dedicada a la popular Santa Catalina Tomás. Se puede llegar a ella a través de la calle la Constitución.

Coca de patata.

Otra estrella de Valldemossa, en otra manifestación artística, es la coca de patata. Muchos son los que se acercan al pueblo con la única intención de probarla. Se trata de una típica coca dulce elaborada principalmente con patata, huevo y azúcar. El ingrediente secreto no lo sabemos. Lo único que sabemos es que las cocas de Valldemossa son únicas. Para saborear las mejores, te aconsejamos Ca’n Molinas.

Excursiones.

Son muchos los que deciden quedarse en Valldemossa y explorar la Serra de Tramuntana desde aquí por sus numerosos y variados senderos. Una de las excursiones más conocidas es el “Puig des Teix”, de unos 15 km y dificultad media, pero con unas vistas alucinantes. Otra más fácil es el “camí de S’Arxiduc”; una ruta circular de 8 km que recorre algunos de los rincones más hermosos de Mallorca.

Puerto de Valldemossa

A pesar de estar rodeado por las impresionantes montañas de la Tramuntana, ¡Valldemossa también tiene puerto! Se trata de un pequeño puerto pesquero junto a una calita de piedras y aguas cristalinas, Cala Sa Marina, donde reina una belleza desconocida y un equilibrio absoluto. No es de extrañar que se haya convertido en el lugar de segunda residencia y veraneo para muchos valldemossins.

Para llegar a este mágico enclave, prepárese para la aventura. Tan solo son 6 km desde el pueblo, pero puede ser todo un desafío. La carretera es muy estrecha y predominan las curvas grandes desniveles, por lo que le recomendamos bajar a pie.

Solo por el espectacular paisaje, la tranquilidad y por el privilegiado entorno natural que ofrece, vale mucho la pena.

valldemosa-3-Living-blue-mallorca.jpg

Principales eventos

  • Mercado semanal. Todos los domingos, de 9:00 a 15:00h, en este mercado puede encontrar una amplia variedad de frutas, verduras, textiles, artesanías, flores… ¿Dónde? En el parking justo al lado de la oficina de turismo.

  • Fiestas de la Beata y de Sant Bartomeu. Son las dos fiestas más importantes de Valldemossa. La querida Santa Catalina Tomás es honorada el 28 de julio con la “Procesión de la Beateta”. Mientras que el 24 de agosto, Sant Bartomeu y patrón de Valldemossa, se celebran conciertos y eventos deportivos, entre otros.

  • Festival Chopin. Este festival se celebra todos los domingos de agosto en el Claustro de la Cartuja. Durante estos días, prestigiosos músicos internacionales interpretan piezas del pianista polaco en un mágico ambiente nocturno, dejando un recuerdo imborrable entre los asistentes.

  • Artdemossa. Cada mes de julio Valldemossa celebra su feria de arte nocturna. Durante una noche, el pueblo se llena de músicos, artistas, artesanos y delicias gastronómicas para conmemorar su patrimonio artístico y cultural. Un evento precioso y mágico.

¿Cómo llegar?

Aunque Valldemossa sea uno de esos bellos rincones en los que no parece haber pasado el tiempo, ¡está a tan solo 20 minutos en coche desde Palma! Descubra las principales distancias y cómo llegar:

  • En coche. Valldemossa está muy cerca de la capital, en tan solo 20 minutos puede llegar a Palma. El aeropuerto le queda a tan solo 25 minutos y el Hospital Universitari Son Espases a 15 minutos. Para estacionar el vehículo en Valldemossa, dispone de 3 parkings, así como zonas de estacionamiento en la calle. Eso sí, ¡la mayoría con parquímetro!

  • Autobús. Para llegar a Valldemossa en autobús, deberá tomar la línea 210 que sale cada dos horas desde la Estación Intermodal de Palma y tarda unos 30 minutos.

  • Taxi. Esta opción es más rápida que el autobús, pero también más cara. De Palma a Valldemossa tarda unos 20 minutos y la carrera tiene un coste de entre 30 y 35 €.

valldemosa-5-Living-blue-mallorca.jpg

Vivir en Valldemossa

Los que visitan Valldemossa, siempre quieren quedarse. Y es que la paz, tranquilidad y belleza de Valldemossa, a poca distancia de Palma y de escuelas internacionales, hacen que la calidad de vida del pueblo sea difícil de superar.

Si usted también desea quedarse y vivir en uno de los lugares más exclusivos de Mallorca, debería comprar una casa en Valldemossa.

En Living Blue Mallorca sabemos que encontrar la casa deseada no es tarea fácil… Por ello, le ayudamos a encontrar lo que está buscando a través de nuestro servicio de búsqueda personal. Le escuchamos y, en base a sus aspiraciones y necesidades, localizamos la casa de pueblo o finca rústica perfecta para usted.

Puede visitarnos en cualquiera de nuestras oficinas: Santa María del Camí, Alaró, Sóller y Port de Sóller. ¡Le esperamos!

Usamos cookies para personalizar el contenido y analizar nuestro tráfico. Por favor, decide si aceptas nuestras cookies.